De la Biblia viene la frase hecha “alimentarse de maná divino”, pero creo que no todas las personas entienden bien claro sobre que “maná” habla este gran libro. Pues, cualquier persona rusa conoce este “maná” muy bien, porque es un plato muy muy típico de la infancia de cada uno. Y por tener un sabor tan rico te aseguro que muchos adultos siguen comiéndolo (yo por ejemplo), pero si tienen niños eso les pasa más a menudo. Hoy te cuento todo sobre este plato y te doy mi receta con fotos. Vamos a cocinar el maná al estilo ruso (no divino).

 

Fuente

En el libro bíblico del Éxodo se relata que el maná aparecía cada noche y mañana después de que el rocío hubiera desaparecido y que este debía ser recogido antes de que el calor del sol lo derritiera. Según Números, llegaba con el rocío, por la noche. Se describe el maná como una especie de semilla similar a la del coriandro, de color blanco, que tras ser molida y horneada se parecía a las obleas con miel, aunque en Números se describe del mismo color de la mirra india y añade que algunas de las tortas sabías a tortas aceitadas. Las diferencias en la descripción se debían a que el sabor variaba según quien lo tomaba, miel para los niños, aceitunas para los jóvenes, pan para los mayores. De ahí que no tengamos nada claro en los textos divinos. Pero dejo al lado lo divino y voy con lo real.

El maná (en ruso popular lo llamamos МАНКА, se pronuncia “mánka”) es el grano del trigo de una moltura especial donde cada partícula mide de 0,25 hasta 0,75 milímetro (сada tamaño se vende teniendo su propio nombre). Y ahora estás pensando que estoy hablando sobre una simple sémola de trigo o tal vez del cuscús. Pues, las tres cosas van de trigo, pero para demostrarte que no son lo mismo voy a darte una foto para hagas las comparaciones entre el maná ruso (en ruso “mánka”), la sémola de trigo (española) y el cuscús (viene del norte de áfrica):

Sin gafas podemos ver que sí, que hay diferencias. ¿Se usa mucho en España la sémola de trigo? No lo creo, pero puedo estar equivocada.

En Rusia usamos nuestra mánka prácticamente para todo (si una mujer rusa cocina la tiene en su despensa siempre). 

¿Qué hacemos del maná?:

  • usamos mánka para espesar las salsas (como en España)
  • añadimos a la carne picada (para hacer el producto final ,por ejemplo, unas albóndigas, más esponjosas)
  • para hacer una kásha de maná. Hoy te propongo mi receta de la kásha de maná (si no sabes qué es una kásha lee este artículo mío).
Fuente
  •  para hacer una masa, después cortarla y formar de élla «клёцки» y echarlas a sopa
Fuente
Fuente
  • para hacer tortitas rusas
Fuente
  •  para hacer budín (al estilo ruso)
Fuente
  • para hacer croquetas rusas (no son para nada como las croquetas españolas)
Fuente
  • para hacer croquetas rellenas (son blancas, porque el maná es claro de color, el relleno es de carne)
Fuente
  • para soufflé (es postre)
Fuente
  • para pudín (es dulce)
Fuente
  • para hacer mousse de maná
Fuente
  • para un pastel que se llama МАННИК, donde el ingrediente principal es la mánka
Fuente
  •  para hacer un postre que se sirve caliente llamado "вареники"
Fuente

Estos son los usos los que he podido recordar ahora mismo, pero sin duda existen más opciones. Y todos son en su mayoría con el ingrediente principal nuestra mánka rusa. Según el plato que hacemos vamos a usar las partículas de un tamaño apropiado, por eso al principio he escrito que el tamaño varía entre 0,25 hasta 0,75.

¿Cuánto cuesta la mánka en Rusia? Pues, depende del nombre de fabricante (más publicidad más alto es su precio), de la ciudad de compra, pero como algo orientativo una caja de 700 gramos en Moscú cuesta 58 rublos (pero fuera de Moscú cuesta mucho menos, cerca de 25 rublos):

http://shop.soyka.ru/product/krupyi-zerno-makaronnyie-izdeliya

¿Qué contiene la mánka? La mánka, en general, es de preparación muy rápida (y nuestro tiempo es oro). Solo contiene un 2% de celulosa. Tiene menos calorías que el arroz. Contiene muchos minerales (el calcio, el magnesio, el flúor, el potasio, el manganeso) y algunas vitaminas (B, PP, E). Una kásha de mánka es recomendada para una alimentación dietética, especialmente después de una operación o si tienes problemas con el tracto intestinal. Te recuerdo que el desayuno perfecto para los niños rusos (y muchos adultos que se cuidan es kásha). 

Y ahora vamos con mi kásha de maná, en ruso es МАННАЯ КАША (se pronuncia en ruso "mánnaya kásha" o en la lengua popular simplemente "mánka"). Podemos hacer nuestra kásha cociendola en agua o leche o en mezcla de ambas cosas. También añadimos un poquito de sal, un poquito de azúcar y al final un poquito de mantequilla. Digo “un poquito”, porque sobre gustos no hay nada escrito. Si estás a dieta “un poquito” de mantequilla hay que elimirlo por completo. Si eres una persona golosa vas a querer echar más azúcar. Y sobre la sal, España duplica en consumo de sal por persona que aconseja la OMS, de ahí que nos quedemos con “un poquito” y que cada uno que se vaya mejorando su “un poquito”. Lo mismo sobre la cantidad de mánka, otra vez depende de tu gusto: una kásha bastante líquida (como papilla para biberón) o algo muy espeso.

Fuente Fuente

En Rusia después de los 12 meses todas las madres preparan para sus hijos la mánka y ya cada niño decide cómo tiene que ser. Yo misma prefiero una versión de en medio, ni muy líquida ni muy espesa. Pruébala así y ya irás conociendo tu “estado de kásha” ideal. Por cierto, además de mantequilla podemos añadir al plato de kásha tantas cosas (para todos los gustos): miel, nueces, pasas, frutas secas, mermelada, caramelo, etc. 

Mi versión es más bien clásica: mánka, leche, sal, azúcar, mantequilla. Allá vamos.

La receta de la kásha de maná: 

Ingredientes para una porción (de mi medida, si necesitas más tienes que multiplicar):

  • un vaso de leche semidesnatada 
  • una cushara sopera colmada de mánka
  • una cucharadita colmada de azucár
  • una pizca de sal
  • un pedazo de mantequilla (una cucharadita)

1) En un cazuela pequeña echamos un vaso de leche, una cuchara sopera colmada de mánka, una cucharadita colmada de azúcar, una pizca de sal (en mi caso una tercera parte de una cucharadita de cafe). Lo dejamos durante 5 minutos.

2) Ponemos al fuego no muy alto (en mi caso de 1 a 11, elijo 7) y esperamos el momento de ebullición.

3) Desde el momento de ebullición bajamos el fuego (en mi caso hasta 4) y durante tres minutos hay que remover constantemente nuestra kásha. Si no lo haces la kásha se quema. ¡Y ya esta! Solo tres minutos y ya la tienes.

4) La sirves en un plato sopero (o en un cuenco, en un tazón) con un pedazo (una cucharadita) de mantequilla. ¡Buen provecho! 

Por cierto la banda musical mexicana (que me gusta bastante) llamada “Maná” no tiene nada que ver con el maná divino de la Biblia, estos chicos eligieron este nombre en el año 1987 porque la palabra “maná” en polinesio significa “energía positiva”. 

Y eso es todo por hoy.

¡Espero que te haya rusizado un poco más hoy!

¡Rusízate más conmigo!

 

¿Te gusta? Compártelo!: