Si ya has terminado mis primeras matryoshkas te felicito, te veo preparado para la tercera entrega. Y es que durante las dos primeras ediciones yo como tu guía (porque me permitiste serlo), estaba vertiendo muuuucho cemento para hacer unos buenos cimientos. Unos buenos cimientos necesarios para construir una casa, que será mi tercera matryoshka. ¿Estás preparad@ para mi "Matryoshka 3"?

Durante las primeras dos matryoshkas hicimos muchas analogías con la lengua española o con la lengua inglesa. Se acabó, porque llega una etapa más difícil. De antemano te digo que el idioma ruso solo tiene dos obstáculos en su aprendizaje: el primero es “la declinación rusa”. Para poder “tragar” y “digerir” esta “piedra” de la gramática rusa es importante no hacer comparaciones y no poner mala cara porque no va a coincidir, por ejemplo, con la lógica española. Por eso te propongo tener tu mente abierta (como si fueras un bebé que aceptaría todo sin rechistar) o imagínate que llevas una corona rusa llamada “kakóshnik” puesta en tu cabeza que te ayuda a entender la lógica rusa. Sí sí también hay lógica rusa, además te invito a conocerla para que veas que tiene sus motivos bien fundados.

¿Qué es la lógica rusa?

Te doy un ejemplo:

En español decimos, por ejemplo: “Me llamo Marina”.

Mucha gente cree que el  verbo español “llamarse” es un verbo reflexivo, por eso la frase suena así de raro (un verbo reflexivo es cuando el sujeto y el objeto de oración es la misma persona). ¿Un recién nacido elige su nombre? No. Simplemente en esta frase española tenemos un verbo pronominal que da mucha confusión. ¿Mucha gente puede decir qué es un verbo pronominal?, yo creo que poca. Pues, la versión rusa no te confunde, porque desde la primera ocasión se entiende bien dónde está el sujeto y dónde está el objeto:

En ruso decimos: “Меня́ зову́т Мари́на”.

Significa “(ellos) me llaman Marina”. “Ellos” son mis padres. Y preguntamos: Как тебя́ зову́т? ¿Cómo (ellos) te llaman? Ves, como no hay líos en la frase rusa. Ya no se confunde un verbo reflexivo con un verbo pronominal. 

Un ejemplo más:

En español decimos: “Tengo 20 años”. Vamos a pensar, el verbo “tener” puede significar dos situaciones: “posesión, pertenencia” y “agarrar o sujetar, especialmente con las manos”. Crees que realmente “posees” tus años o los puedes “agarrar” con las manos. Como digo yo: “¡Ojalá tuviera 20 años!”.

Mi mente rusa me dice que si “tengo algo”, en otras palabras, “lo poseo, lo controlo, lo manipulo”, pero no puede pegar bien con el tema de años. Por eso, voilá, te presento la versión rusa (con su lógica rusa), en ruso decimos: Мне 20 лет.

En la frase rusa no ves el verbo “tener” y no ves al “gran poseedor”. “Мне” es una modificación del pronombre personal “yo”. “Yo” indica que es el protagonista. En la frase rusa no hay este “yo”. "Мне" significa "a mí". ¿He podido explicarte la lógica rusa? Espero que sí.

Pues, en mi tercera matryóshka te invito a poner un “kakóshnik” para que aceptes (sin poner pegas) esta nueva lógica.

Por si no sabes qué es un “kakóshnik”, mira las fotos de abajo:

Fuente Fuente

Más información sobre este adorno ruso de cabeza puedes leer en mi artículo “Coronas rusas llamadas Kokáshnik”:

https://www.rusizate.com/index.php/16-mundial-2018/143-kokoshnik

¿Qué cosas nuevas vas a encontrar en el curso "Matryoshka 3"?

Si eres mi fan ya sabes cómo me gusta trabajar algunas actividades en forma de textos, diálogos, canciones, etc. Siempre hacemos tres pasos:

  • El primer paso es “yo leo y tú escuchas”
  • El segundo paso se llama “destripamos”. Sí, uso esta palabra un poco macabra, pero me gusta, porque explica muy bien lo que hago, dado que no soy una gran filóloga para hacer “un análisis linguo bla bla sintáctico” que suena tan fino y tan refinado. Además poseo un sentido de humor un poco negro, y te pido perdón de antemano por eso, pero seguiré usando mis palabras "negras".
  • El tercer paso “leemos otra vez” (esta vez juntos)

En la tercera matryoshka te espera un paso más:

  • El cuarto paso “respondemos a las preguntas”. Sí sí hay que crecer y te veo bien preparad@, porque ya has tragado y digerido muy bien las primeras matryoshkas.

He intentado añadir unas cosas culturales a la tercera entrega para que tengas algo más que la sosa parte de la gramática rusa. Espero poder divertirte un poquito.

Pensando mucho en el orden de los temas, he decidido empezar con los más complicados para “relajarte” después. Por ejemplo, vamos a aprender primero el caso ruso más complicado (el caso acusativo). Y por eso te digo que si eres capaz de “tragar” el caso acusativo, los demás casos son una tontería. Ten paciencia y no tires la toalla antes de tiempo. Si un niño de tres años puede “tragar” el caso acusativo tú también podrás hacerlo. Estoy contigo y creo en ti. Además, presta mucha atención a las fórmulas que van a aparecen y te ayudan a sistematizar mejor. Por ejemplo,

El caso prepositivo (femenino) = el caso dativo (femenino)

Lo que significa que estos dos casos son lo mismo para el género femenino. Si aprendes bien un caso de estos dos, no tendrás dudas con el otro (no tendrás que aprender el otro).

O, por ejemplo, que las palabras del género neutro siempre tienen los mismos cambios que las palabras del género masculino. Lo que significa que no hay que aprender nada en el género neutro porque va a ser lo mismo que en el género masculino siempre. Podemos decir que en vez que aprender cambios en tres géneros, realmente hay que aprender cambios en dos (en masculino y en femenino), porque el género neutro se comporta como el género masculino siempre. Ves, la primera “piedra” (la declinación rusa) no es tan pesada jeje.

Como ya has llegado hasta la tercera matryoshka eso significa que no tengo que volver a repasar los temas anteriores (que ya están en tu cabeza para siempre o eso espero). Si no entiendes, por ejemplo, mi pronunciación vete a repasar las reglas de la pronunciación rusa, para no sorprenderse si en vez de pronunciar “molokó” (=leche) pronuncio “malakó”, y que la palabra rusa “что” se pronuncia como “shto”. Ya es agua pasada, repasa la Matryóshka 1 y la Matryóska 2 si te sientes un poco perdido.

El diccionario de la primera matryóshka consta de más de 200 palabras, el diccionario de la segunda matryóshka consta de más de 600 palabras. Son muuuchas palabras, por eso el diccionario de la tercera matryóshka está basado en los primeros dos, por eso no voy a traducir todas las palabras rusas que van a aparecer (pero las nuevas sí, las voy a traducir). Tampoco voy a traducir al español cada frase rusa, porque ya eres mayorcito y tienes nivel (si has hecho bien las primeras matryoshkas). 

Y eso es todo lo que quería comentarte antes de que empieces con la tercera matryóshka.

Начина́ем? (¿Empezamos?)

Busca la tercera matryoshka en la plataforma UDEMY.COM:

https://www.udemy.com/curso-de-ruso-para-hispanohablantes-matryoshka-3/

Y si aún no has visto las primeras dos, aquí están:

https://www.rusizate.com/index.php/idioma/126-curso-de-ruso-para-hispanohablantes-matryoshka-1

https://www.rusizate.com/index.php/idioma/134-curso-de-ruso-para-hispanohablantes-matryoshka-2

¡Rusízate más! ¡Rusízate conmigo!