Como te he prometido en mi entrada “Mi respuesta al artículo “El misterio de las presentaciones rusas” de El país” seguiré contándote hoy un poco más sobre el amor de las mujeres rusas hacia la decoración y la bonita presentación de sus platos y, en general, de su mesa. Te recuerdo una vez más que no lo hacemos cada día, solo para las ocasiones especiales.

En esta entrada te presento unas fotos de mis creaciones. Espero que no seas un juez muy duro y no comentarás, como el autor de El país que “los rusos emplatan como si hubieran tomado drogas”. No bebo, no fumo y no me drogo, pero sí, creo de corazón que soy un poco artista. Todo lo que hago en mi cocina lo hago en mi sano juicio y con todo mi amor, porque son cosas para mi gran familia española. No seas duro conmigo, que no he recibido ningún tipo de formación en este tema, tampoco asistí a ningún curso de cocina, simplemente "me gusta y lo hago" (y así lo hace casi toda Rusia).

¿Por qué a los rusos nos gusta decorar nuestros platos? Porque así conseguimos tener en nuestras casas un ambiente muy festivo, muy de familia. Si celebramos un cumpleaños no solo comemos y recibimos regalos, también cantamos mucho, bailamos mucho y jugamos mucho para reírnos. Y todo esto lo hacemos alrededor de una mesa con mucha comida bien decorada, para una vez más sonreír mucho.

Si has leído mi artículo “¿Por qué los rusos no sonríen?” ya sabes que dentro de nuestras casas, entre nuestros familiares y amigos, el sentido de humor nos sobra, nos reímos hasta llorar. Nuestras bodas son muy muy divertidas. Normalmente los niños no quieren volver a casa desde un cumple infantil porque lo pasan demasiado bien. Y esto lo conseguimos, en parte, por la decoración de todo: de mesa, de platos, de casa, etc. Y todo lo hacemos con nuestras propias manos y las ideas que sacamos de la cabeza. Algunos pueden decir que es porque somos pobres. Pues, no. En Rusia somos muy creativos y nos gusta mantener este lado artístico de nuestro ser. Yo, como ejemplo, siempre trabajaba en Rusia con gente y ordenadores, y sí, de vez en cuando, te cansas de todo esto, quieres hacer algo con tus manos y en silencio (o una música tranquila al fondo). Y ála, ya tienes algo rico y bien decorado. Y es una parte (un pedacito) de ti que puedes presentar a tus invitados. Tu orgullo baila, al saber que esto no lo van a ver ni tampoco comprar en ningún Mercadona del mundo entero.

En este sentido puedo decir que los rusos somos un poco orgullosos, porque “si puedo hacerlo yo sola, para qué voy a comprar. Soy un hada, puedo hacerlo”. Por eso, claro que sí, que tenemos dinero para comprar, por ejemplo, las masas de azúcar (fondant en inglés) de colores de Doctor Oetker (esta marca se vende en Rusia con el mismo nombre), pero para qué vamos a hacerlo si yo misma puedo hacerlas en mi cocina (sale más barato y más sano), además puedo usar en lo posible las cosas naturales (y no químicas) para colorearlas. Y los bizcochos también los coloreo usando cosas naturales (zanahoria, remolacha, cacao, etc.). Si dispongo del tiempo suficiente siempre preparo yo misma los fondant de colores. Por cierto, estas masas de azúcar las puedes guardar en la nevera para tu próxima tarta, si te sobra algo. En esta foto puedes ver las masas (fondant) preparadas por mí:

Y ahora vamos directamente con “¿Cómo emplato o decoro yo?”. Al ver las estadísticas de mi blog sé que a los españoles les gustan los artículos “dulces”, por eso vamos con las cosas dulces, mis tartas y pasteles.

El tema de esta tarta era “ el castillo de una princesa”.  No lo tenía todo muy bien pensado desde el principio. Y normalmente invento y añado muchas cosas por el camino, de ahí que nunca tenga una imagen definida de mi futura creación (y así lo hacen casi todas mujeres rusas jeje, a lo loco). En este caso en mitad de camino entendí que necesitaba un palo de 60 centímetros para que mi castillo no se cayera al transportarlo. Usé un palo de un algodón de azúcar de feria, pude mover mi tarta de 60 centímetros de altura y 3,5 kilos de peso.

Y et voilá, el bizcocho de chocolate, la crema montada a base de mantequilla y leche condensada, un cucurucho vacío para la torre principal. Y el último toque es la decoración final:

Al ver entrar mi tarta los niños españoles dijeron preguntando “¿se puede comer?” jeje.

Para la tarta del tema “flores y mariposas” usé otra vez las masas de azúcar de colores e hice mis famosas mariposas de chocolate. Más de una mujer española me preguntó dónde compré las formas de silicona para hacer mariposas, y mi respuesta era “estas formas no existen, cada mariposa es única y está hecha por mí”. Las dibujo con el chocolate derretido en los folios blancos, después las seco encima de un libro abierto (para conseguir el efecto 3D, jeje), retiro los folios y ya está, tengo mis mariposas “handmade”:

El bizcocho de esta tarta es blanco, pero de 2 colores con la crema de mantequilla entre las capas.

La tarta “el cohete espacial”. Preparé en el horno unos bizcochos blancos (redondos), los recorté para crear la forma del cohete, usé la crema y también el almíbar dulce (para obtener el efecto del bizcocho "húmedo”), cubrí con la masa de azúcar del color blanco y, ¡a decorar! Mi cohete tenía una puertilla (una ventana redonda) para meter allí la foto de la niña cumpleañera.

La tarta de “Peppa pig”. El bizcocho de chocolate, la crema entre las capas, y también el almíbar para los bizcochos para que no estén secos y, ¡a recomponer la cerdita con las masas de azúcar de colores! 

Mi tarta llamada “El hormiguero” es muy divertida al corte y con muchas "hormigas" por encima. Pero ésta vez mi visión de un hormiguero no coincidió con la visión española jeje, que me dijeron que era un volcán. No pasa nada, lo he superado. La tarta estaba muy rica, eso es lo más importante:

Mi tarta estrella se llama “El ideal”. La hago de tamaños diferentes y de altura diferente (depende de la ocasión y la cantidad de invitados). Es tan rica que no necesita mucha cosa de decoración, normalmente hago las virutas de chocolate y ya está. En el corte puedes  contar  cuantas “galletas” hago una por una en el horno para “construir” mi tarta de 2 o 3 niveles. Por diversión puedo hacer las “galletas” de dos colores, así al corte puedes ver “las rayas de una cebra”.

Una tarta más que consta de muchas "galletas"-capas, lo divertido es que se llama "Napoleon" (en honor a Napoleón I Bonaparte, el emperador de los franceses), porque según la leyenda es de origen francés:

 

Una tarta de bizcocho de chocolate, con crema y con fruta (en mi caso los melocotones):

Y si una ocasión no es para hacer una tarta grande, siempre puedo hacer algo muy rápido. Por ejemplo “La tarta de manzanas”, las 5 fotos son 5 recetas diferentes:

O una tarta rápida “Las peras en nubes”.

O “La tarta de grosellas, es de bizcocho con crema y con las virutas de chocolate y las bayas de grosella (=casis) por encima.

O “La tarta con las bayas vaccinio(no existen en España, por eso aquí podemos usar algunas bayas congeladas, como, por ejemplo, los arándanos negros):

Aquí está la tarta, cuya receta ya conoces, si eres mi lector habitual. Todo sobre ella puedes leer en este artículo mío:

Y si ho hay tiempo - los bizcochos simples, pero recién hechos y calentitos siempre son ricos. En las fotos uno es blanco y el otro es con cacao:

Y eso es todo por hoy, porque no siempre saco las fotos de mis tartas. Las que he encontrado, están aquí. Y como puedes ver son de poca calidad, dado que nunca he tenido como el objetivo sacar las fotos especialmente para publicarlas después, de ahí que te pida perdón por su "calidad casera" jeje.

Para que sonrías una vez más hoy, la foto de mis mariposas antes de acabar encima de una tarta:

Espero que te hayan gustado mis creaciones. Y no seas muy duro, repitiendo las palabras del autor del artículo El País que "incluso para decorar sus platos se nota que son rusos", jeje.

¡Rusízate más conmigo!

 

 

¿Te gusta? Compártelo!: