En Rusia la imaginación nos sobra. Para demostrártelo una vez más hoy te cuento una historia de cómo un día unos cangrejos se convirtieron en unos bombones buenísimos, cuya receta prácticamente no cambió mucho desde los tiempos de su creación, que es el año 1880. ¿Te parece interesante? ¡Sigue leyendo! Y lo sabrás todo y verás las fotos de estos bombones, pero ya actuales, del año 2016.

 

Fuente

¿Qué parte es la más rica de un cangrejo? El cuerpo con su cola y las pinzas, aunque algunos apuntan que especialmente la cola, pero llamar directamente así a una parte rica no es muy bonito, que digamos. Por eso, en Rusia los cuerpos con sus colitas las llamamos “cuellos”, pero por su tamaño añadimos el sufijo de “tamaño pequeño”. De este modo puedes comprar “los cuellitos de cangrejos” (en salmuera) en conserva. En ruso es РАКОВЫЕ ШЕЙКИ (se pronuncia en ruso "rákovie shéiki"). Cuestan bastante, por eso no los comemos todos los días. Como siempre te doy unos precios aproximados:

Fuente Fuente Fuente

La primera foto: esta caja de 180 gramos cuesta 270 rublos. La segunda foto la caja de 200 gramos cuesta 180 rublos. La tercera foto el bote de vidrio de 210 gramos cuesta 380 rublos.

Y ahora te cuento cómo nuestros cuellitos de cangrejos acabaron en un bombón. Pues, un hombre llamado Степан (se pronuncia en ruso "Stipán") abrió su pequeño negocio de dulces en el 1814 en Moscú y cambió su apellido por algo para que sonara “más dulce” АБРИКОСОВ (viene de la palabra "albaricoque"). Sus hijos no pudieron continuar la obra de su padre, pero un nieto sí lo hizo, se llamaba Алексей (se pronuncia en ruso "Aliksiéy"). Abajo puedes ver a Алексей Абрикосов (nació en 1824 y murió en 1904).

Fuente

Se casó con una tal Агриппина (se pronuncia en ruso "Agrippína"). Y esta pareja (que tuvo 17 hijos) hizo mucho para su futuro negocio, pero también cosas muy buenas para mejorar las condiciones de trabajo y de vida de sus trabajadores y trabajadoras, como por ejemplo, una guardería gratuita bajo el techo de la propia fábrica, o una casa maternal (también gratuita) con las mejores comadronas de entonces. Esta casa maternal tenía el nivel más bajo de la mortalidad infantil de solo 1% (un récord para toda Rusia).

Fuente

Y lo más increíble, que esta casa maternal sigue funcionando, actualmente es "La casa maternal estatal del nombre de Agrippína Abrikósova". Abajo hay dos fotos, del año 1901 y ahora:

Fuente Fuente

Pero volvamos con la fábrica de esta gran pareja. En el año 1872 su fábrica "Abrikósov e hijos" produce ya 512 toneladas de dulces, al dueño ahora le llaman “Алексей Абрикосов - el rey de chocolate y bombones”, llega a tener 750 productos diferentes, entre ellos casi 100 tipos de chocolate. Y cada año van mejor. Y para tener tantos productos diferentes hay que pensar en muchos nombres diferentes, de ahí que inventaran un montón (más tarde te nombro tres nombres de sus muchos tantos éxitos).  La casa real rusa es el cliente numero uno de "Abrikósov e hijos".

Pero la fábrica no pudo "sobrevivir" a la revolución rusa del año 1917 y, por desgracia, fue nacionalizada y después vendida. Su nuevo nombre era "La fábrica de dulces del nombre del trabajador Pedro Babáev". Pero no todo es tan triste, porque la fábrica nueva conservó las recetas de "Abrikósov e hijos", además durante años en los envoltorios aparecían los dos nombres (de antes y de ahora). Fíjate bien en las siguientes fotos donde pone "La fábrica estatal de dulces de nombre del trabajador P.A.Babáev" la antigua "Abrikósov e hijos", son los envoltorios de los años 20 del siglo XX:

Fuente Fuente

La nueva fábrica funciona, su nombre actual es "El consorcio de dulces Babáevskiy", en su página oficial puedes leer en inglés todo. Pues, pone que la historia de este consorcio empieza en el año 1804 cuando Степан Абрикосов abre su pequeño negocio, en su logotipo aparece el edificio que perteneció a la fábrica de "Abrikósov e hijos". En el año 2014 celebraron 210 años de "su" dulce negocio (no comparto su versión de la historia, por eso he puesto entre comillas "su"):

Fuente

Y una vez más vamos a volver con la fábrica de "Abrikósov e hijos" que tenía muchos productos, pero quiero atraer tu atención a solo tres de ellos, que son bombones con los nombres muy divertidos, como:

  • los cuellitos de cangrejos, en ruso - РАКОВЫЕ ШЕЙКИ (se pronuncia "rákovie shéiki"),
  • las patas de gansos, en ruso - ГУСИНЫЕ ЛАПКИ (se pronuncia "gusñinie lápki"),
  • las narices de patos, en ruso - УТИНЫЕ НОСИКИ (se pronuncia "utínie nósiki").

¡Hala!, tenemos mucha imaginación. Estos tres bombones guardan su receta desde los tiempos de el mismo Алексей Абрикосов. He podido encontrar en internet una imagen del envoltorio (la etiqueta) de “las narices de patos” del año 1880:

Fuente

A día de hoy, de estos tres, puedes comprar fácilmente los dos primeros de la lista anterior. Muchas fábricas rusas (no solo "El consorcio de dulces Babáevskiy") producen estos caramelos, pero intentan guardar la receta original. ¿Cómo son estos bombones? "Las patos de gansos" son caramelos con relleno de chocolate con nueces, los tengo a mano:

Mis favoritos son "los cuellitos de cangrejos", que son caramelos por fuera y el chocolate por dentro, pero hay mucho chocolate y poco caramelo (eso es lo que me encanta). Y el caramelo tiene dos colores y "emite" el cuerpo de un cangrejo, de ahí venga su nombre:

¿Cuánto cuestan estos bombones-caramelos? Una bolsa de 250 gramos de "Las patas de gansos" cuesta más o menos 80 rublos y una bolsa de "Los cuellitos de cangrejos" cuesta 110 rublos:

Fuente Fuente

 Ya sabes lo que hay que comprar durante tu viaje por Rusia si quieres conocer estos sabores tan rusos y tan antiguos.

¡Espero que te hayas rusizado un poco hoy! ¡Rusízate más conmigo!

¿Te gusta? Compártelo!: