Para gente curiosa

En Rusia no hay ningún Papá Noel, pero hay otros dos personajes que van a felicitar a los niños rusos cada invierno. Así que nadie se queda sin regalos durante las fiestas y estos dos protagonistas tienen un montón de trabajo en esta época del año. Esta pareja tan singular consta de un abuelo y su nieta, que siempre le va acompañando. El abuelo se llama ДЕД МОРОЗ (se pronuncia en ruso "Det Marós") la traducción literal en español sería Abuelo del Frío, pero también podemos traducirlo como Abuelo del Hielo o Abuelo de las Nieves.

En España se consume mucho café, pero como sabemos España no tiene las condiciones geográficas o climáticas para su plantación. Pero eso no impidió a los españoles en crear las empresas que mejoraron el sabor del grano, el proceso de empaquetamiento, etc. Incluso algunas empresas españolas llegaron a tener fama fuera de sus fronteras. Pues lo mismo pasó en Rusia pero no con el café sino con el té. Somos grandes consumidores de té. Y ahora te contaré todo paso a paso desde el principio.

He oído hablar muchas veces sobre la primera impresión que causas los rusos. Todos los extranjeros en voz alta cuentan que “los rusos no sonríen”. Vamos a hablar en este artículo sobre este desafecto de rusos a la sonrisa. ¿Qué es? El carácter nórdico duro, el clima cruel, la historia llena de guerras, son robot sin emociones, la mala educación... ¡Que no!, a los rusos les encantan las bromas y el buen humor. Sonríen, adoran reír y mucho, pero estas sonrisas y esta risa tienen sus singularidades y te voy a contar sobre ellas.

Sin meterme en profundidad, contaré brevemente la historia de esta canción. Como en España, la televisión rusa está llena de programas-casting musicales. En nuestro caso un conocido productor-compositor-escritor de canciones decidió tener su propio show. La idea consiste en crear un grupo nuevo de tres chicas guapísimas que sepan cantar. La selección de las chicas tenía lugar en los países de habla rusa (Rusia, Ucrania, Bielorrusia, etc). Sí, nos dividen las fronteras, pero no la lengua: como ya decía en los artículos anteriores, la gente que (como yo) nació en la Unión Soviética hablaba (y habla) ruso.