Cualquier niño posee un tipo de temperamento muy individual, puede ser sanguíneo – melancólico – colérico – flemático (sistema de Hipócrates) o puede ser introvertido – extrovertido (sistema de Eysenck). Pero todos estos niños tienen una cosa en común, les gusta jugar. El mercado actual ruso propone muchos juegos educativos, desde los más primitivos hasta otros muy complicados e interesantes (hasta para un adulto). En este sentido puedo decir que no hay mucha diferencia con lo que veo aquí en España.  

A continuación voy a presentar unos juegos muy típicos para bebes y niños (que tengo aquí en España) y también un juego ruso muy patriótico para adolescentes (que yo sepa no existe en España).

El juego más simple para aprender el abecedario es un abecedario ilustrado con palabras comunes (de fruta-verdura o con animales, como en mi caso).

 

Para ir más allá y aprender la caligrafía rusa y la escritura correcta tengo estos dos:

Para contar hasta diez:

Los carteles grandes para pegar a las paredes:

   

También, cómo no, usamos las letras con imanes:

O los cubos de tela con sílabas para componer las primeras palabras:

Los más pequeños pueden ir de pesca o a recoger la fruta y verdura en una cesta:

Los cuentos rusos se aprenden más rápido con los cubos de madera:

Los modelos de escritura o los primeros cuadernos de escritura:

A mí me encanta la idea de los libros-puzzles, aquí te presento uno, lo lees y después lo conviertes en un puzzle muy grande:

Por último te presento la serie “Vivo en Rusia” que propone juegos estratégicos de viajes por Rusia destinado a los niños de 7 a 14 años. Con este juego aprenden un montón de cosas rusas (ciudades, ríos, montañas, mares, banderas, escudos, costumbres, tradiciones, etc.).

Así son algunos juegos educativos rusos.

¿Te gusta? Compártelo!: