En la continuación voy a describir mis libros favoritos de la infancia, adjuntando las fotos de estos libros, porque los tengo aquí en España y lo peor de todo que los leo de vez en cuando porque la niña pequeña sigue viviendo dentro de mí.

El mundo de los cuentos folklóricos rusos lleno de animalitos que hablan y ayudan al protagonista. A veces estos animalitos en realidad son personas buenas que están hechizadas por una bruja muy malvada. Hay personajes muy malos (típicos para la épica rusa) como Baba-Yaga (una bruja muy vieja con muchas verrugas en la cara), Koshey-Bessmertniy (un zar-hechicero muy viejo, muy delgado y lo peor - es inmortal), Chudo-Yudo (un basilisco muy feo que vive en el mar profundo)o Zmey-Gorinich (un dragón de tres cabezas que vive en las montañas). El nombre más popular para el protagonista es Iván y los personajes femeninos son María, Vasilisa, Elena.

      

      

A mí me encantaban los relatos infantiles sobre animales. Desde mi  punto de vista, el mejor ruso que escribió sobre ellos era Vitaliy Bianki (1894 – 1959) que usaba sus conocimientos de zoología para dar a los niños una visión absolutamente correcta sobre el mundo animal. Sus libros siempre van acompañados de unos dibujos muy reales que ayudan a reconocer todos sus protagonistas en sus áreas habituales. Puedo parecer una quejica, pero no soporto cuando veo, por ejemplo, una imagen de abeja y el título dice “avispa” o cuando Blancanieves coge una manzana de un roble!!!

       

Los mejores cuentos infantiles en versos sin duda son de Aleksandr Púshkin (1799 – 1837). Aun puedo recitar sin problemas muchos fragmentos de estos cuentos realmente inmortales. En sus cuentos, él uso no solo motivos de los cuentos rusos populares sino también de todo el mundo. Por ejemplo, su cuento en versos “Cuento sobre una zarevna y siete bogatirs” (de 1830)  tiene motivos de Blancanieves de los hermanos Grimm (alemanes).

Una zarevna es la hija del zar (=rey) y un bogatir es un héroe típico muy valiente y honrado de la épica rusa. Otro ejemplo, en el “Cuento sobre el zar Saltán” de Púshkin vemos motivos de los cuentos populares italianos. De ahí que pueda decir que empezando de sus cuentos comenzó mi interés por los cuentos maravillosos de otros países.

       

Los versos infantiles con mucho humor y moralejas son de Boris Zahoder (1918 – 2000). Mi favorito entre los más cortos es este:

                          Плачет киска в коридоре              La gatita llora en el pasillo
                          У неё большое горе:                     Porque tiene una pena muy grande
                          Злые люди бедной киске               La gente cruel a esta gatita desdichada
                          Не дают украсть сосиски!              No le dejan robar las salchichas (de la nevera)!

       

En 1939 el ruso Alexander Volkov (1891 – 1977) tradujo al ruso “The Wonderful Wizard of Oz” de Frank Baun (americano). En España este libro conocido como “El mago de Oz”. Pero Volkov lo hizo a su manera, rusificándolo al máximo. El libro tuvo un éxito increíble, lo que animó a Alexander Volkov escribir por su cuenta cinco libros más como  continuación de las aventuras de la protagonista, que en ruso se llama Elli y su perrito es Totoshka. Estos libros porl orden del relato son: “El mago de la ciudad de esmeraldas”, “Urfin Djus y sus soldados de madera”, “Siete reyes subterráneos”, “El dios de fuego de los marranos”, “La niebla amarilla” y “El misterio del castillo abandonado”.  Como la protagonista Elli estaba creciendo en el mundo real en su Kansas natal, en los últimos libros actúa en su lugar su hermana pequeña Enni que cuenta que Elli está muy feliz y trabaja como maestra infantil.

      

Así son mis libros favoritos de la infancia rusa.

¿Te gusta? Compártelo!: